Remedios Caseros para las Quemaduras

Tal vez conozcas el aceite esencial
de lavanda (Lavandula angustifolia) por su aroma relajante, pero puedes
utilizarlo también para eliminar el dolor de una quemadura de primer
grado (la clase de quemadura que puedes tener al tocar una sartén
caliente). Este aceite no solo acelera el proceso curativo y evita la
cicatriz, sino que también combate las bacterias en la piel nueva y
vulnerable. Primero limpia suavemente la quemadura con jabón y agua.
Luego mezcla una parte de aceite esencial puro de lavanda y tres partes
de un aceite portador, como el de almendra o aceite de oliva, y aplica
la mezcla en la quemadura por lo menos tres veces al día, dejando la
herida descubierta.